La realidad de los niños, que creen en los reyes magos, es tan real como la tuya en la que crees que ciertas cosas existen y otras no.

La combinación de palabras adecuadas pueden hipnotizarte de manera que ciertas cosas sean reales y otras no, pueden enamorar a una persona o provocarle terror. Ejemplo: Realidad de la amenaza terrorista. Etc… Tú decides en qué no-ficción vivir. Y qué cosas son reales, y cuales no (pero hay ciertas cosas de las que no podrás librarte, eso es la realidad). Conoces a nueva gente o prefieres seguir con los mismos pero cambias de máscara. Siempre interpretando señales, siempre organizando la realidad. Siempre ordenando el caos a nuestra percepción. Siempre expresándonos, siempre con lenguaje. Si veo que en los próximos días me empiezo a desmotivar demasiado, quizás jugaré con la magia. A ver que pasa. Empezaré haciendo rituales o sígiles o en fin, encantamientos, todo tipo de fenómeno que mi mente pueda provocar. Aunque pienso que llevo jugando con la magia mucho tiempo, solo que de manera pasiva y más “segura”, en el yin de la vida, en vez de en el yang. La obscenidad es magia negra. La gente que conozco muy a menudo me parece obsecena. Todos somos mejores magos de lo que pensamos, uh, quería decir artistas. En el caso de los obscenos, esos hacen magia negra. Creo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: