La historia de mi vida en unos cuantos párrafos

De pequeño era esponteneo, a todos los niveles. Eructaba cuando me daba la gana, generalmente a la hora de comer y gritaba, y reía, y hacía lo que quería siempre. Hasta que me dijeron: No. Y cortaron mis alas. Mi primer incidente que yo recuerde data de una profesora que tuve en 5º y 6º de primaria. No se si me vino bien o mal, lo que me dijo, el caso es que, estaba sonriendo como solía hacer habitualmente y de repente en medio de clase me dijo en voz alta:

“Pero qué tonto eres. Qué tonto eres. ¡Pero qué tonto eres!”

Me marcó.

A partir de ese día, todo fue a peor (o a mejor, quizás gracias a eso desperté), empecé a dudar de mi mismo y de si mi estado estaba bien, de si después de todo quizás ella tuviera razón, empecé a aislarme a estudiarme a mi, y, sobre todo, a la sociedad. Me di cuenta que la sociedad que conozco es un lugar el cual no permite la espontaneidad y casi todo son rituales. Nadie es feliz, primero, porque esta todo (o con estarlo uno mismo ya es suficienteDios estresado, esto es como la rueda del karma, gira y gira y no hay Dios quien la pare. Sostenemos nuestra felicidad entonces en la infelicidad de los demás y a ser posible en objetos materiales, medallitas que enseñar a los demás. Los demás entran al juego, y entonces el hechizo está hecho. Todos encantados.

Después de unas 6 horas de clase en primero de la ESO, estaba amargado, allí la gente se reía de mi, me molestaban (sobre todo en 2º de ESO) y me ponía rojo como un tomate porque sí, era escuchar la palabra “rojo” para que me sucediera. Recuerdo que las chicas decían, vamos a mirarle a ver como sufre y se pone rojo.

Me es igual, eran otros tiempos. Luego, después de estar ya acabado y refugiado en una máscara en Internet donde me percibía a mi mismo como un macho alfa, beta y omega, Dios, genio, iluminado, tío al que respetar, mago, etc… (al final son todo metáforas para describir el túnel de realidad ese que te deja colocadillo y te hace creer importante y guay y todo eso que también he sentido en las vacaciones de este verano, percibiendo un túnel de realidad bastante zen) vino la búsqueda mágica y el gran golpe.

La búsqueda mágica, fue iniciada yo creo, por un conflicto entre mi subconsciente y mi parte consciente, las mujeres. Ellas, las que yo conocía, no me permitían follar, y aparte, jugaban conmigo. Esta situación de estrés hizo que mi cerebro comenzara a percibir un túnel de realidad mágico. Donde los vampiros existían y el infierno había llegado a mi pequeño mundo. Ese fue el gran golpe. Ya he escrito mucho sobre él, y sobre la famosa Capilla Peligrosa, para resumir, un lugar donde nada es lo que parece, todo es una conspiración en tu contra y la verdad cambia a cada momento.

Después de ese gran golpe, me repuse como pude y mi aburrida vida (sin novia) se fue normalizando hasta tener el Kindle. El Kindle me abrió un mundo de posibilidades, comencé a leer a RAW y a otros autores, y empecé creo, a percibir las cosas parecida a como él las decía, desde su posición agnóstica y yo creo que libre de estrés. De todos los túneles de realidad, ese es el que más me ha gustado que yo recuerde (también es verdad que coincide en las vacaciones de verano, así que quizás no cuenta). Aparte, me hacía olvidarme de mis verdaderos problemas, que es el de no tener amigas de las cuales recibir amor, el no follar, en fin.

Y es que la sociedad intuyo que ha cronificado el estrés, entonces es como que, olvidas que estas estresado, te quedas hipnotizado en ese túnel de realidad estresado, pero no eres consciente del estrés. Ha dominado tu realidad, y por eso crees que una realidad diferente es imposible, crees que ya no estás estresado pero aún sigues insultando a los demás y maldiciendo por todos lados. A los místicos se los ve tan de lejos, porque son personas que han superado el estrés y libres, han podido empezar a pensar libremente, a creer libremente y a percibir libremente, a tener una realidad libre de estrés; que de eso se trata.

“Toda percepción es una apuesta”… aún conociendo mucha información de RAW y otra gente que he leído, me sigo estresando al ir a clase (quizás por impresiones de las percepciones recibidas en mi infancia en la ESO sigo viendo a casi todos en clase como enemigos), la verdad, todavía no me he liberado.

Así que… empecé a optar por mirarme a mi y olvidarme de intentar cambiar a los demás y empecé a parar de criticar al mundo, la estrategia de cambiar a los demás sólo me hacía recibir negatividad pues nadie entendía lo que yo les quería decir, aunque a veces, me da por recomendar a los demás mi túnel de realidad (no el de ahora que está relativamente estresado, sino el anterior al empezar las clases) recomendándoles que se leyeran libros taoistas o de RAW.

Y ahora, pues nada, he empezado las clases y es como que tengo que bajar de mi estado zen a el estado de la vida ajetreada y rallante, de estar 6 horas en clase y en fin, que me estresa.

A ver si dentro de un tiempo se me ocurre algo interesante que decir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: